SlideShow

Nada por ahora
13

Capítulo I

Capítulo I

Los lunes eran los peores días de las semanas. En especial los lunes, algo temprano en la mañana, cuando el profesor que se encargaba del área vocacional, lo llamaba sin falta a su oficina para una reunión temprana.

El profesor de música, Jake Morgan, era una verdadera piedra en el zapato. Tenía el cabello negro, ni muy corto así como tampoco largo y unos vaporosos ojos color marrón oscuro que podrían fácilmente confundirse con el negro.

Era la sensación entre las estudiantes femeninas de Wilston High School. Un instituto algo caro, en el que se les permitían las becas a estudiantes prodigios. Como por ejemplo a él mismo.

—Deja de jugar con mi lápiz, Kyle —Jake le golpeó ligeramente la mano, haciéndolo soltar el objeto y dejándolo caer en el escritorio.

Su despacho era amplio, con ventanales cubiertas por cortinas de color crema. El escritorio era de madera de roble, en un tono oscuro y había una pequeña estantería de libros en el mismo tono, con algunos que otros trofeos de música.

Era algo molesto que fuera en tonos pasteles. Si fuera por él, lo hubiese pintado de negro o de un azul oscuro.

—Como quieras —Dijo encogiéndose de hombros y recostando completamente la espalda de la silla.

Jake frunció el ceño en su dirección y se cruzó de brazos dejando escapar un suspiro.

—No creas que a mí me gusta reunirme contigo todos los lunes en las mañanas —Admitió llevando su mano a sus ojos y frotándolos con cuidado —. Ver tu cara me irrita.

Eso arrancó una sonrisa de sus labios.

—El sentimiento es mutuo, profesor.

Enseguida, un silencio se hizo espacio entre ambos.

—¿Sabes ya en qué universidad entrar? ¿La carrera que deseas estudiar? —La misma pregunta, de todos los lunes en la mañana.

—Llevare a mi banda al estrellato, eso es lo único en lo que puedo pensar —Y la misma respuesta obtenida.

Un tic se hizo espacio en el ojo derecho de su profesor.

—¡¿Cómo demonios puedes ser tan terco?! —Le gritó enojado —. Siempre escucho lo mismo, cada vez que te pregunto ¿Qué eres estúpido? No puedes lanzar tu vida por la borda, solo por una maldita banda que quizás jamás verá la luz del día.

Kyle se levantó de la silla, completamente enojado y con amenazas de golpearlo en la cara.

—Se supone que eres mi orientador —Siseó, algo dolido por sus palabras y disfrazando su tono con un veneno latente por sus venas —. Deberías apoyarme, no desalentarme.

—Te apoyo —Jake lo observó fijamente indicándole que se sentara de nuevo, pero como ambos sabían, no volvería a tomar asiento —. Porque tienes mi apoyo es que necesito sacar ideas idiotas de tu cabeza. Kyle, tienes que comprender que esa banda no te llevará a ningún lugar.

Chistó mientras lo fulminaba con la mirada, dejo sus manos dentro de los bolsillos del pantalón de su uniforme y se dio la vuelta.

—Lo que haga o deje de hacer, realmente no tiene nada que ver contigo. No te metas.

Como era de esperarse, Jake no intentó detenerlo. Nunca lo intentaba y no parecía dispuesto a intervenir… Cosa por lo que él agradecía en silencio.

Odiaba cuando su profesor comenzaba a decir chorradas respecto a la banda; él realmente sabía aguantarse cada sesión del lunes en la mañana, pero no evitaba molestarse cuando Jake salía de sus casillas y iniciaba una retahíla de idiotas frases psicoanalíticas.

Caminó por el pasillo frunciendo la frente con enojo, y amenazando con la mirada a cualquiera que se atreviera a observarlo. Para él, era normal un escándalo de vez en cuando.

Y más cuando las chicas idiotas, se arrinconaban y susurraban cosas cuando creían que él no las oía.

Como por ejemplo en ese momento.

—¡Kyle!

Oh, Joder…

El cabello color arena de Karen Dindson, se tambaleaba con el movimiento de sus caderas. La falda color oscuro del uniforme, le llegaba a medio muslo y las medias negras subían hasta sus pantorrillas. Cualquier hombre diría que Karen era una belleza, con su tez bronceada y sus ojos entre verdes y marrones.

Pero él sabía la verdad… Era un verdadero fastidio.

Ella avanzó y se colgó confiadamente de su brazo, haciendo que soltara un gruñido que expresaba su molestia.

—Suéltame —Sentenció enojado.

Karen fue prudente por primera vez en su vida, y se alejó de él unos cuantos pasos, con expresión nerviosa.

—¿Cómo puedes comportarte así con tu novia?

Él rodó los ojos.

—No eres mi novia.

—Lo soy —Los ojos de ella relampaguearon con furia —O se te olvidó que lo hicimos hace dos noches, detrás del club.

Esa afirmación lo hizo reír con ironía. Caminó intentando ignorarla, pero sin poder contener su respuesta.

—Estaba ebrio, Karen —Dijo con crueldad. Y era verdad, simplemente había estado noqueado y no había sabido medir sus acciones. Si hubiese estado en sus cabales en ese momento, habría sabido mantener las distancias con ella.

Karen era solo un peso en los hombros. Era demasiado caprichosa y egoísta, y desde luego, no sabía contener sus actos hasta el punto de dañar a todos los que la rodeaban.

—¡No puedo creer que dijeras eso, Kyle Hastings! —Le gritó siguiéndole el paso —¡Tú me amas!

Él se detuvo y entrecerró sus ojos totalmente enojado.

—No digas idioteces —Habló en un tono de voz bajo, sin muchas ganas de armar una escena con ella —Yo no amo a nadie, y si lo hiciera, te aseguro aquí mismo que no sería a alguien tan superficial como tú.

El rostro de Karen empalideció totalmente, y por un momento sus ojos se desorbitaron antes de encenderse con furia y con una promesa que él no deseaba descifrar.

—¡Hastings! –La voz de Michael Flym, uno de sus compañeros del aula, lo hizo suspirar de alivio por la interrupción de su conversación con Karen. El joven alto y atlético de cabellos rubios oscuros y ojos azules, le devolvió la mirada y sonrió cortésmente hacia Karen.

Rodó los ojos cuando la muchacha le devolvió la sonrisa coquetamente, en un vago intento de conquista, que fue olímpicamente ignorado.

—Michael —Saludó inclinando su cabeza.

El rubio pasó completamente de Karen y se concentró en él.

—Lastima que no te pasaras hoy por la sinfónica —Le dijo con expresión decaída —. Te perdiste de la práctica de Alyssa.

Su compañero estaba en la sinfónica, con el instrumento del chelo. El nombre de Alyssa Benington no le pareció tan anormal… Era bastante común oírlo durante todo el día y por cada pasillo del instituto.

Karen resopló fastidiada.

—Esa estúpida, es una creída nada más —Murmuró, de manera que solo él fuera capaz de oírla. Ella se cruzó de brazos frunciendo el ceño al ver que la conversación giraba en torno a la princesa de Wilston High School y no alrededor de ella.

Prácticamente se dispuso a darle la espalda, cuando algo en el pasillo llamó su atención. Abrió los ojos de par en par cuando notó algo que era bastante común también.

Como siempre, Chelsea Johanssen, estaba rodeada de un grupo de chicas. Que parecían burlarse de ella.

Johanssen siempre llevaba una máscara fría por rostro y parecía ignorar cada una de las burlas y amenazas recibidas, lo que conseguía avivar aun más el fuego de odio por parte de ellas. Kyle jamás había logrado entender, porque esa chica, tan pálida, delgada y visiblemente frágil, podría ganarse tanto odio por parte de varias jóvenes.

Michael y Karen también clavaron la vista con interés en el suceso. Karen rió sarcásticamente y observó lo acontecido con diversión.

—Es una imbécil —Dijo con voz llena de resentimiento —Además que es un tonta malcriada y que le encanta ofender a los demás, nunca hace nada para defenderse.

Apretó los puños a ambos lados de su cuerpo, por el trato que recibía Chelsea. Entonces las tres chicas la empujaron haciendo que cayera sentada en el suelo y que sus libros cayeran con ella.

Risas crueles invadieron el pasillo. Risas llenas de burlas, que lo dejaron helado y que luego lo llenaron de determinación y odio hacia todas aquellas personas, en cuanto la chica que estaba en el suelo bajo la vista buscando algo de dignidad para recoger sus cuadernos.

No se dio cuenta que tanto él como Michael se habían aproximado hacia las tres chicas y Chelsea, con intenciones de defenderla, hasta que aparecieron dos nuevas figuras.

—¿Tienes algún problema, imbécil? —Los cabellos rubios de la chica caían en ondulaciones sobre su espalda hasta su cintura. El uniforme a su medida y con la falda un poco más larga que el medio muslo. Sus ojos color ámbar brillaban llenos de fuego y odio hacia las tres jóvenes que molestaban a Chelsea —Avisaré de esto al profesor auxiliar, y les esperara un precioso castigo a las tres.

Noelle Travis. La imponente muchacha, presidenta de la sinfónica. Poseía un rostro de ángel y una voluntad de hierro, así como también era la chica más hermosa en el instituto, después de la mismísima princesa.

Noelle se cruzó de brazos y las tres chicas, nerviosas, se dieron vuelta y corrieron en dirección contraria.

A nadie le sorprendía esa escena, y más aun cuando otra chica llamó aun más la atención. Alyssa Benington se arrodilló al lado de Chelsea y le ayudó a levantar todos sus libros.

Tenía su largo cabello color rojo vino sujeto en una cola alta. Sus rasgados ojos verdes, eran tan sigilosos y juguetones como los de un gato, y su cuerpo era cuidadosamente moldeado por el uniforme reglamentario. Su tez era de un tono porcelana y los rasgos de su rostro, hacían suspirar a todos y cada uno de los chicos en el instituto. Era demasiado hermosa. Y a la vez demasiado misteriosa.

Kyle dejo de observar a la princesa de Wilston High School, para observar de nuevo a Chelsea. Parpadeó medianamente sorprendido al ver como su fría expresión se había ablandado ligeramente con la aparición de ambas chicas.

Los ojos color chocolate brillaban ligeramente agradecidos, y sus mejillas se encontraban sonrojadas por la expectación. Ella nunca sonreía, por lo que sabía y lo que había visto… Pero era capaz de poner una expresión inocente y llena de gratitud en su rostro. Los cabellos castaños, estaban cortados un poco más debajo de los hombros y las puntas se enroscaban en graciosos rizos.

Era difícil describir el cuerpo de ella, ya que siempre usaba el uniforme unas dos tallas más que la propia.

—¿Estás bien, Chels? —Preguntó Alyssa, levantándose y luego tendiéndole la mano para ayudarla a ponerse de pie.

—Lo estoy… —Dijo con voz baja, como si temiera ofender a alguien con su habla.

—Te he dicho que si te molestan, vayas a buscarnos o busques a un profesor —Suspiró Noelle, tendiéndole el último de los libros que estaban en el suelo.

Las tres se dieron vuelta y comenzaron a caminar al lado contrario de donde él se encontraba, mientras conversaban tranquilamente.

—Y allí van… —Suspiró Michael —Las tres señoritas prodigios de la sinfónica.

Él ladeó la cabeza.

Las tres genios de la música de Wilston High School. La pianista y directora, Noelle Travis. La violinista y encargada de las partituras, Chelsea Johansson. Y desde luego la corista y la chelista Alyssa Benington.

Aunque era extraño verlas juntas y más aún oírlas tocar una pieza en conjunto, cuando lo hacían, provocaban un extraño sabor en la boca. La música de las tres se complementaba entre sí.

Las tres jóvenes de dieciocho –Alyssa y Noelle- y diecisiete –Chelsea-, no tardaron en desaparecer por una de las puertas, ignorando la mirada de todos los demás estudiantes.

—Vamos —Dijo a Michael, dispuesto a irse a su aula antes del comienzo de la siguiente clase.

13 comentarios:

Josh

hooouu.... magnifico ep...

*deseando matar a karen* como esque esa se atreve a tocar a kyle... que se de cuenta que el no la ama >0<.. bueno ann buen ep esperando el 2

Janny Sakura

Wa!! que genial!! *O*
Esto me sono a dejavu!
Lo juro! Esto es hermoso... TwT
Solo que mi veia justo como ahora, no salia en escena... XD

Jeje... Sigue escribiendo asi de Genial Ann!!
Mi seguira tus historias... nwn

Citu

Muy buen capitulo ya quiero ver que pasa cuidate un beso

Anónimo

Anto! Me gusto mucho, ya estoy ansiosa por ver mas.. Te quiero bby<3 ^^ Lian :P

Yoli

Historia nueva y yo ni enterada!!! que hija malvada!!! ¬¬

Por cierto Karen no me agrada :P no señor!!

Ahora quién será la parejita de Kyle??... será Chelsea?.. Alyssa? o Noelle??... me gustaria Chelsea jeje XD

BUeno espero mássss!!!!

Faby

Me encanto el capi, ya salieron las chicas a la pista!! ^^
Adore la historia pequita, ya lo sabes...asi que sigue así que ya me tienes de seguidora!

Adore a los chicos tambien..novedad xD, todos son bien lindos!!Y no solo fisicamente ehhh

Ya sabes a quien quiero, y si no me lo das..bueno, lo comentare por todos lados. Aaron es mio, mio, miooooooooooo!!
jajajajjaja

te adoro peque, no lo olvides!

Au revoir!

Faby

Ojo peque, ya sabes la regla...la primera que lo pide, lo reclama y lo dice se lo lleva!
jajajajajajaj

Yoli

Mucho habia tardado Faby en aparecer con un reclamo por aqui... pero creo que llegastes tarde Faby jeje..

Yo me pido a Jake!!!! ya sabes peque ese es mio!!!

Yoli

Mucho habia tardado Faby en aparecer con un reclamo por aqui... pero creo que llegastes tarde Faby jeje..

Yo me pido a Jake!!!! ya sabes peque ese es mio!!!

Faby

Que tarde ni que nada, calla Yoli!!
la peque ya sabe que le ofrecí algo que para mí es casi IMPOSIBLE, pero nomas por ella (y por obtener a Aaron) soy capaz de eso y más..asi que digan nomas y veremos!

Josh

hoo aaron es popular.. yo comparto el querermatar a karen bueno anto esperamos el ep 2 realmente me volvi adicto a esto n_n saludos

Janny Sakura

Wa! no se vale! se piden los chicos?

Sobrinita porque no me dijiste!? >o<

Mi se pide a Kyle!!! *Q*

Antonella

mis pobres chicos.... T____T........
Alejen sus manos de ellos... D=